El veneno de caracol, posible medicamento contra el dolor crónico y el Alzheimer

Científicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) se encuentran estudiando las moléculas del veneno de caracol marino para crear medicamentos contra el dolor crónico y enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer o el Parkinson, según informa 20 minutos.

El estudio, llevado a cabo en el Instituto de Neurobiología (INb) de Querétaro, se centra en los caracoles cónicos y en los caracoles túrridos, provenientes del Golfo de México, del Mar Caribe y del Pacífico mexicano.

Manuel B. Aguilar Ramírez, líder de la investigación, señala que algunos compuestos derivados de las toxinas de estos caracoles activan varios receptores del neurotransmisor acetilcolina, receptores cuya actividad en enfermedades como el Parkinson y el Alzheimer se encuentra reducida.

Para conseguir que estos compuestos sean útiles, se debe encontrar cuál es la función concreta de las toxinas. El investigador explica que las conotoxinas, por ejemplo, afectan a diversas moléculas en las membranas de las células nerviosas y musculares. 

El hecho de que sean selectivas las han hecho útiles para el estudio de moléculas llamadas «blancos moleculares», que sirven como herramientas moleculares o para diseñar moléculas sintéticas. Los investigadores de la UNAM continúan profundizando en todos los posibles usos de estas toxinas.

In this article