El primer ministro y tres exministros del Líbano, imputados por la explosión del puerto de Beirut

Hasan Diab está acusado de negligencia que causó la muerte de más de 200 personas y heridas a 6.500.

El primer ministro en funciones del Líbano, Hasan Diab, y otros tres exministros han sido imputados este jueves por el juez que investiga la explosión del pasado 4 de agosto en el puerto de Beirut, por negligencia y por causar la muerte de más de 200 personas y heridas a 6.500, recoge 20 Minutos.

La Agencia Nacional de Noticias libanesa (ANN) ha informado de que el juez Fadi Sawan imputó a Diab, así como a los exministros Ali Hasan Jalil, Yusuf Fenianos y Ghazi Zaiter, que no formaban parte del Gobierno que dimitió en bloque tras la deflagración de un cargamento de nitrato de amonio almacenado sin custodiar durante años.

Según ANN, el juez ha fijado los próximos lunes, martes y miércoles como fechas para interrogarlos, y ha detallado que Diab será sometido al interrogatorio en la sede del Gobierno que lidera en funciones desde agosto y los otros tres acudirán en persona al Palacio de Justicia de Beirut.

Jalil fue ministro de Finanzas entre 2014 y 2020, periodo en el que el se cree que el nitrato de amonio permaneció almacenado en el puerto de Beirut, mientras que Zaiter fue nombrado ministro de Obras Públicas y Transporte en 2014, y Fenianos ocupó ese mismo cargo entre 2016 y 2020.

La agencia no ofrece más detalles sobre las acusaciones contra ellos, pero una fuente ha revelado al diario libanés Daily Star que los cuatro habían recibido «varias notificaciones escritas alertando sobre (el peligro de) posponer la eliminación del fertilizante nitrato de amonio».

Poco después del incidente, el propio presidente del Líbano, Michel Aoun, reconoció que sabía de la existencia de una «gran cantidad» de ese material en el puerto dos semanas antes de que se produjera la tragedia, aparentemente provocada por un incendio en un almacén del puerto.

La deflagración de casi 3.000 toneladas de ese fertilizante causó una ola expansiva devastadora que asoló barrios enteros de la capital libanesa, dejando a unas 300.000 personas sin hogar, además de las víctimas mortales y heridos.

In this article