El pez que nada contra el cáncer

¿Puede un simple pez utilizarse en la investigación contra el cáncer? La respuesta es afirmativa. El investigador George Streisinger fue el primer científico en usar este modelo animal en estudios relacionados con la biología del desarrollo y la genética.

El también conocido como pez cebra o Danio rerio es ampliamente utilizado en cientos de laboratorios de todo el mundo. A diferencia de otros modelos simples de investigación, como las moscas de la fruta o los gusanos, el pez es un vertebrado. La investigación de Danio rerioha sido fundamental en la últimas décadas para conocer el desarrollo de los seres vivos, como recoge Blogthinkbig.

Streisinger, gran aficionado a los acuarios, propuso el empleo de este animal típico de las aguas del Ganges. Esta especie tenía un mantenimiento sencillo, se reproducía fácilmente y además, sus embriones son transparentes. Estas ventajas permitieron que el pez cebra diera el salto del acuario al laboratorio. Y de ahí a la investigación clínica.

Ze-Clinicsspin-off situada en el Parc de Recerca Biomèdica de Barcelona, decidió evaluar si Danio rerio podría mejorar la medicina personalizada. Lo hizo enfocándose en una enfermedad o conjunto de enfermedades que afectan anualmente a 14 millones de personas en todo el mundo: el cáncer.

Como anticipara Streisinger, el pez cebra presenta una gran similitud funcional y genética con el ser humano. Además, los estudios con este modelo experimental son fáciles, rápidos y baratos. Por estos motivos, ZeClinics decidió desarrollar el conocido como ZeOncoTest, un examen económico y fiable para personalizar el tratamiento contra el cáncer.

¿Cómo funciona? El equipo de investigación del Dr. D’Amico se propuso replicar el cáncer a partir de una biopsia del paciente. Es decir, el pez cebra se convierte en un auténtico ‘campo de pruebas’ en el que se evalúa cómo se desarrolla el tumor, y especialmente, qué tratamientos son los más adecuados en cada caso.

Esta metodología es también conocida como xenotransplantes y ya ha sido utilizada con éxito en ratones. La ventaja que presenta el pez, según ZeClinics, es que podemos acortar tiempos y abaratar los costes. Dos características clave si queremos mejorar el diagnóstico y la terapia de los pacientes oncológicos, además de trasladar esta tecnología a los hospitales.

Para lograr su propósito, la spin-off ZeClinics busca ahora financiación a través del crowdfunding. Con el objetivo de desarrollar el ZeOncoTest la empresa necesita 100.000 euros, según anuncian en la plataforma Capital Cell. Si logran su objetivo podrán completar la investigación de este servicio, que permitirá evaluar el efecto de los medicamentos oncológicos. Y así el pez cebra seguirá nadando contra el cáncer.

Texto original blogthinkbig.com -Contenido bajo licencia Creative Commons BY-SA

In this article