El nuevo perfil del contagiado corresponde a personas con 34 años y una media de 20 contactos diarios

El prototipo ha cambiado en los últimos meses conforme ha avanzado la pandemia

El perfil de contagiados por coronavirus ha cambiado en los últimos meses. Si antes eran las personas mayores las más vulnerables a la hora de contagiarse, ahora son los jóvenes los más propensos al contagio.

El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, ha asegurado que los casos de COVID-19 en la comunidad madrileña han aumentado en las últimas tres semanas.

Actualmente el perfil del contagiado ronda los 34 años de edad y unos 20 contactos diarios. En meses anteriores esta población sólo suponía un 20 por ciento de los contagiados. El consejero ha asegurado que es más difícil hacer un seguimiento de sus contactos.

Enrique Ruiz Escudero señala que desde el Gobierno de la Comunidad están intentando poner en marcha una serie de medidas para adelantarse a la segunda ola de contagios.

Una de las medidas que anunció ayer la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel García Ayuso, ha causado especial controversia. Ésta no es otra que la llamada cartilla Covid. Este documento sería el que indicase el historial clínico de cada persona en relación con el coronavirus. Para poner en marcha este proyecto piloto, que no ha gustado a todos, se están valorando las nuevas tecnologías y la protección de datos.

Puesto que los madrileños ya tienen que convivir con el virus, piensan que con esta cartilla se podría hacer más fácil la vida de los ciudadanos. Tener un alto grado de conocimiento de cómo se ha comportado la pandemia en la comunidad madrileña aseguran es un gran avance. Así que con esta medida lo que esperan desde el gobierno madrileño es ir un paso más allá y adelantarse al virus.

Enrique Ruiz Escudero ha señalado que el uso de la mascarilla en la Comunidad de Madrid está muy generalizado, aunque a partir de hoy ya sea obligatorio en todos los sitios.

Asegura que la mayoría de los contagios se producen en los entornos familiares. Por este motivo es más difícil de atajar, ya que hay que apelar a la responsabilidad individual de cada madrileño.

In this article