El informe de geolocalización de los móviles desmonta la coartada del presunto homicida de Dana Leonte

La Guardia Civil sitúa el móvil de Sergio Ruiz en 13 momentos distintos en el lugar donde se halló el primer hueso de la víctima.

La Guardia Civil ya ha entregado a la jueza el esperado informe de geolocalización de los teléfonos móviles de  la joven rumana Dana Leonte desaparecida el 12 de junio de 2019 en la localidad de Arenas y de su pareja, Sergio Ruiz,  principal sospechoso y que desde el martes pasado está en libertad provisional tras pagar una fianza de 8.000 euros.

La triangulación de las antenas estrecha el cerco en torno al único investigado en el caso, ya que termina de desmontar su coartada respecto a los lugares en los que dijo estar en la franja horaria en la que, según las pesquisas, se cometió el crimen de Dana. Y arroja otro dato sorprendente: el día de la desaparición y los siguientes estuvo 13 veces a 700 metros o menos del lugar donde se halló el fémur, un paraje alejado del caso urbano de Arenas.

El informe, de 210 páginas y con fecha de entrega el 29 de junio, está firmado por el Grupo de Apoyo Tecnológico Operativo, una unidad compuesta por ingenieros que responde al acrónimo GATO y pertenece a la Unidad Central Operativa (UCO) de la Benemérita. En el documento,al que ha tenido acceso Diario SUR, los agentes desgranan, desde un punto de vista puramente técnico, el rastro dejado por los dos teléfonos móviles de la pareja durante el día de la desaparición –que es el mismo en que se sitúa la data de la muerte– y los posteriores.

Ubicación de los teléfonos y lugar del hallazgo del móvil

El informe se basa en el estudio de las coberturas registradas por los móviles de Sergio y Dana el 12 de junio –y siguiente– a partir de la triangulación de las seis antenas de telefonía que dan servicio a la localidad de Arenas. Los agentes han analizado el rastro dejado por los terminales con cada llamada, SMS o conexión a Internet, así como también las zonas de sombra, esto es, las horas donde no se captó señal alguna, bien porque se encontraban fuera de cobertura o estaban apagados. Aparte del estudio técnico, han realizado un análisis sobre el terreno de esas zonas de cobertura de las antenas para delimitar las áreas geográficas donde los teléfonos estuvieron en cada momento.

El informe termina de tumbar la que desde el principio fue la coartada de Sergio Ruiz. El sospechoso afirmó que, sobre las siete de la tarde del día 12, cuando la Guardia Civil se marchó de su domicilio (los habían avisado ellos mismos por un robo en la cochera), se despidió de Dana y se dirigió al polígono de la Pañoleta, en Vélez, para comprobar si la furgoneta de su cuñado (al que involucraba en la sustracción) tenía restos de paja que lo incriminaran. Según Sergio, Dana se quedó en su casa en Arenas a fumarse un cigarro y que después iría también a Vélez. Es decir, que a tenor de su versión, fueron por separado.

La triangulación de los terminales sí describe, a partir de las 19.17 horas del día de autos, un desplazamiento de los teléfonos de Dana y Sergio desde Arenas a Vélez-Málaga por la carretera MA-4111. Pero entre las 19.25 y las 19.30, los agentes aprecian un cambio de sentido a unos tres kilómetros de Vélez, lo que indicaría que Sergio nunca llegó a estar en el polígono, que está al sur de la localidad. Después, los dos teléfonos regresan a Arenas, adonde llegan sobre las 19.35. El informe subraya que los teléfonos de Sergio y Dana realizan en esa franja un desplazamiento «juntos o muy próximos entre sí».

Entre las 20.24 horas y las 22.40 horas no constan registros del móvil del investigado, que estuvo apagado, fuera de cobertura o en modo avión, y cuando vuelve a dar señal está ubicado en Vélez. Lo mismo sucede con el teléfono de Dana, que dejó de emitir señal a las 20.47 horas y ya no volvió a encenderse hasta las 22.14, cuando el móvil realiza un desplazamiento hacia Vélez y permanece allí hasta las 22.39, hora en que vuelve a desconectarse de la red. Los investigadores subrayan este extremo: los dos terminales presentan «periodos de tiempo muy similares sin registros de actividad».

La jueza también pidió a la Guardia Civil que indicara si el teléfono de Sergio podía ubicarse en las inmediaciones de unas coordenadas concretas que se corresponden con el lugar donde se encontró un fémur de Dana. El hallazgo se produjo el 21 de septiembre en un paraje conocido como ‘Casa Córdoba’, a 5,7 kilómetros (y 22 minutos en coche) del domicilio que compartía la pareja en Arenas. Lo descubrió el perro de un agricultor, por lo que no tiene por qué ser el punto exacto.

En respuesta a la pregunta de la jueza, los investigadores indican que el día 12, entre las 20.23 y las 20.24, se detecta un «solapamiento de la cobertura» a 600 metros del punto donde se halló el hueso. Esa noche, ya el 13 de junio, entre las 00.07 y las 01.19, se detectó el móvil a 620 metros de aquel lugar, misma distancia a la que estuvo, hasta en tres ocasiones distintas, a lo largo de ese día. El 16, la triangulación de las coberturas sitúa el teléfono de Sergio en dos ocasiones a 700 metros. Y el 27 se le detectó otras cuatro veces. Ese día, la señal lo ubica hasta cuatro veces en el paraje: una de ellas, a 700 metros; otra, a 300 metros; y otras dos, a 150 metros del lugar donde se halló el fémur.

In this article