El Gobierno suspende a partir de este martes los vuelos desde el Reino Unido, salvo para nacionales y residentes

El Gobierno dejará volver a los ciudadanos con nacionalidad española y a los residentes británicos en suelo español.

Con dos días de retraso con respecto a otros países europeos, España suspenderá a partir de este martes los vueltos procedentes desde el Reino Unido, pero permitirá volar desde este país a nacionales españoles y residentes británicos en suelo español. También reforzará el control fronterizo con Gibraltar, donde Londres ha señalado que ya ha llegado la nueva mutación del virus, de manera que, viaje quien viaje, en un vuelto que aterrice en este territorio, solo españoles y residentes podrán cruzar la frontera con España.

Como publica 20 Minutos, quienes sí tengan permitido volar a España deberán llegar con una PCR con resultado negativo realizada 72 horas antes del vuelo o, en su lugar, con un análisis de plasma que descarte la presencia del virus. Los niños de menos de seis años estarán exentos de presentar ninguna prueba, según las últimas normas aprobadas para el control en aeropuertos españoles y que este lunes el Gobierno ha incidido en que siguen siendo de aplicación en el caso de las excepciones a la prohibición de volar desde el Reino Unido.

Fuentes de Moncloa han comunicado este lunes una decisión que el Gobierno ha concertado con Portugal y que llega una vez terminada la reunión de los embajadores de los Estados miembros en Bruselas para analizar las medidas a tomar después de detectarse una nueva y rápida cepa del coronavirus y de admitir el Gobierno británico que está «fuera de control».

«El Gobierno ha decidido suspender desde mañana [por este martes] las entradas en territorio español de ciudadanos procedentes del Reino Unido, salvo nacionales españoles o residentes en España», ha comunicado Moncloa, sobre un decisión que se hará efectiva dos días después de que Alemania, Francia o Italia cerraran sus territorios a vueltos procedentes del Reino Unido.

El Gobierno optó por esperar y buscar una posición «concertada» dentro de la UE, a la que otros países europeos se han adelantado en los días anteriores. En este escenario, Moncloa ha resaltado la coordinación que se ha dado con Portugal. Este lunes, el presidente, Pedro Sánchez, ha hablado con el primer ministro luso, António Costa y también se han comunicado entre sí los ministros de Asuntos Exteriores y de Sanidad de los dos países.

In this article