El Gobierno confirma que los dos periodistas españoles secuestrados en Burkina Faso han sido asesinados

Los medios locales apuntaron que habían sido secuestrados durante un ataque registrado en el sureste del país.

Los dos periodistas españoles que se encontraban secuestrados en Burkina Faso han sido asesinados, según ha confirmado este martes el Gobierno.

Según relata 20 Minutos, ambos se encontraban «en paradero desconocido» desde este lunes en el país africano junto a otras dos personas, ciudadano burkinés y otro irlandés. Los medios locales había apuntado a que habrían sido secuestrados durante un ataque registrado en el sureste del país.

«Sobre las tres de la tarde (de este lunes) se perdió el contacto con ellos. D.B.A y R.F.F. -naturales de Pamplona y Barakaldo- estaban trabajando en un documental sobre los operativos de Burkina Faso contra caza furtiva. Es una zona peligrosa por ser zona conflictiva», ha explicado la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, quien ha insistido en que el Gobierno ha estado en comunicación permanente con las familias.

Fuentes de seguridad citadas el portal burkinés de noticias Infowakat habían indicado que el ataque fue ejecutado por personas armadas no identificadas contra una patrulla mixta de la unidad contra la caza furtiva en la provincia de Kompienga (sureste) y que se saldó con tres heridos y cuatro desaparecidos, entre ellos un miembro de las fuerzas de seguridad, sin que las autoridades del país africano se hayan pronunciado por el momento.

El ataque, perpetrado cerca de la localidad de Pama, capital de la provincia, se saldó además con el robo de armamento y equipamiento por parte de los asaltantes. Entre el material se encuentran dos ametralladoras montadas sobre vehículo, un dron, doce motocicletas y receptores de frecuencia.

Aumento de la violencia por ataques yihadistas

El este y el norte de Burkina Faso han sufrido un aumento de la inseguridad durante los últimos años, especialmente a causa del repunte de los ataques por parte de grupos yihadistas, entre ellos la rama de Al Qaeda en el Sahel, el Grupo para el Apoyo del Islam y los Musulmanes (JNIM) y Estado Islámico en el Gran Sáhara (ISGS), que han provocado además un incremento de los enfrentamientos intercomunitarios.

El Ejército burkinés confirmó el lunes que durante la última semana de operaciones antiterroristas han muerto cuatro militares y han sido «neutralizados» dos supuestos terroristas, tal y como ha recogido el portal de noticias Burkina24.

Ante esta situación, el primer ministro de Burkina Faso, Christophe Dabiré, abrió a principios de febrero la puerta a un posible proceso de diálogo con los terroristas. «No decimos que Burkina Faso esté en contra de las negociaciones con los terroristas», afirmó en un discurso ante el Parlamento.

In this article