El Gobierno aprobará el jueves la bajada del IVA de la luz del 21% al 10%

El Consejo de Ministros se reunirá este jueves de manera extraordinaria para aprobar la bajada del IVA del recibo de la luz del 21% al 10%. 

Así lo confirman fuentes gubernamentales de Unidas Podemos, que explican que lo que ahora están negociando con el PSOE es que esa rebaja impositiva sea permanente y no coyuntural y que puedan beneficiarse de ella también las pymes.

El Gobierno ha tomado la decisión después de que el alza continuada de los precios de la luz en las últimas semanas obligara a los ministerios de Transición Ecológica y Derechos Sociales -liderados por la socialista Teresa Ribera y la morada Ione Belarra, respectivamente- a buscar fórmulas para bajar la factura. La propuesta de rebajar el IVA partió de Unidas Podemos y los morados apuestan por que esta bajada sea permanente y no se limite a unos pocos meses, pero Ribera dejó claro hace unos días en el Congreso que las rebajas de impuestos que el PSOE tiene en mente solo tienen «carácter excepcional y provisional» hasta que los precios bajen.

Fuentes de la coalición que lidera Yolanda Díaz sostienen que, para que la reducción del tipo del IVA del 21% al 10% sea «efectiva», debería tener carácter perpetuo «para todos los consumidores domésticos que tengan una potencia contratada de hasta 6 kilovatios». Unidas Podemos, asimismo, apuesta por que  puedan beneficiarse esta rebaja las pequeñas y medianas empresas «con una potencia contratada de hasta 15 kilovatios». Y lo justifica argumentando que «la reducción del tipo impositivo no debería estar sujeta a la evolución del precio de mercado» porque eso implicaría «revisiones frecuentes» del modelo y añadiría «complejidad al sistema».

Con los actuales precios, que están en máximos históricos, organizaciones de consumidores como Facua estiman que el recibo medio de una familia española podría ascender a 87 euros al mes. Aplicando esta rebaja del IVA, la factura mensual quedaría por debajo de la barrera de los 80 (79,1 euros). No obstante, la bajada impositiva tendría una contrapartida en forma de merma de los ingresos del Estado: según las primeras estimaciones del Gobierno, el impacto de esta medida en las arcas públicas sería de unos 3.000 millones de euros.

Los beneficios caídos del cielo

Para compensar esta reducción de la recaudación, Unidas Podemos ha planteado una segunda propuesta en sus conversaciones con Transición Ecológica: adelantar la puesta en marcha de la medida que se presentó hace unos días para limitar los llamados beneficios caídos del cielo de las eléctricas, que según el calendario previsto no estará en vigor hasta dentro de varios meses. Pero, al menos por el momento, no hay acuerdo con el ministerio de Teresa Ribera para que eso ocurra, confirman las fuentes consultadas.

Esta iniciativa, básicamente, tiene por objetivo impedir a las empresas energéticas lucrarse cobrando a los consumidores el coste de los derechos de emisión de CO2 cuando generen la energía a través de centrales nucleares o hidroeléctricas, sencillamente porque ese tipo de centrales no emiten dióxido de carbono, con lo que no incurren en costes por la emisión de gases. Trimestralmente, el Estado recaudará el 90% de los beneficios obtenidos a través de esta vía y reinvertirá, a su vez, un 90% de los mismos a financiar los costes de transición a las renovables

In this article