El desahucio de Adoración con cuatro niños de entre 1 y 5 años en Madrid: «Ha sido la noche más larga de mi vida»

El portavoz de ERC en el Congreso de los Diputados, Gabriel Rufián, le ha reprochado que esta semana al Gobierno de coalición la situación extrema que muchas familias vulnerables están viviendo en nuestro país debido a que son desahuciadas de sus viviendas sin que se les ofrezca ninguna alternativa habitacional. 

«Mientras que la mitad del hemiciclo estaba en el botellón del IBEX 35 con Pedro J se producía un desahucio en Carabanchel (Madrid) de una mujer con cuatro niños», le espetaba Rufián al Ejecutivo para denunciar a renglón seguido que de enero a junio se han producido más 11.000 desahucios en España pese a la pandemia, de los cuales el 70% son de alquiler. Y todo ello pese a que el Gobierno había anunciado la prórroga hasta el 31 de enero de la prohibición de desahuciar a familias vulnerables.

Y es que la imagen de Adoración sentada en un sofá en la calle junto a sus cuatro nietos de entre uno y cuatro años después ser desahuciada el pasado martes es más que estremecedora. «Hasta ayer -por el día anterior al desahucio- me estaban diciendo que me iban a dar un alquiler social», explicó en la Cadena Ser la mujer, que vivía en la casa junto a su hijo, su nuera y sus cuatro nietos pequeños.

La familia de Adoración residía desde hace dos años en esa casa propiedad de la Sareb (el denominado ‘banco malo’). Habían mantenido negociaciones para establecer un alquiler social, pero el problema es que Adoración no tiene ingresos, ya que ni siquiera ha recibido el Ingreso Mínimo Vital (IMV). «Nos suspendieron el Renta Mínima de Inserción (RMI) y el ingreso mínimo no lo hemos recibido aún», aseguró la mujer.

Ahora Adoración vive en casa de su otra hija. En total, hay once personas  viviendo en un piso con un solo baño. “Ha sido la noche más larga de mi vida”, relató a Telemadrid. «Hemos perdido muchas cosas que dejamos en casa porque no podíamos sacarlas como la lavadora y otros electrodomésticos”, desveló en la cadena autonómica, donde la mujer reconoció que “incluso tuvimos que dejar algunos objetos en la calle porque aquí no entraba todo”.

«Al presidente del Gobierno le pediría que pusiera fin a los desahucios, que se apiade de las personas que estamos necesitados y también le pediría una vivienda digna”, concluyó.

 

In this article