El delta de lava ocupa ya 500 metros de ancho y crece en forma de pirámide en el mar

De momento, el viento mantiene alejada de la costa la columna de vapor de agua y de gases posiblemente tóxicos generada por el contacto entre el magma y el océano.

El magma de la erupción volcánica de Cumbre Vieja, en La Palma, ha tardado nueve días en llegar al mar y lo ha hecho formando una «impresionante» pirámide de más de 50 metros de altura, que horas después ha mutado a un «delta de lava» que se adentra decenas de metros en el océano.

El Gobierno de Canarias ha confirmado, según publica 20minutos, que el delta está en constante crecimiento y en la tarde de este miércoles ya medía medio kilómetro de ancho, según las mediciones del buque Margalef del Instituto Español de Oceanografía.

La colada alcanzó el mar tras rebasar la montaña de Todoque (su último escollo) y cruzar la carretera de la costa. En concreto, ha caído en un paraje llamado playa del Perdido. Los expertos confían en que ahí se forme un «tubo volcánico» que conduzca la lava hasta el mar y se pueda frenar la devastación de viviendas y fincas plataneras en la superficie terrestre.

Mientras, en la cumbre, el volcán sigue expulsando magma por dos bocas principales. Los fuertes vientos que afectan a la isla este miércoles, de hasta 75 kilómetros por hora, han tumbado la columna eruptiva, y están empujando gases, cenizas y piroclastos hacia el suroeste, en dirección al mar.

In this article