El Consejo Europeo lanza una propuesta que reduce las subvenciones a los países del sur

Los 27 países de la Unión Europea encontraron este lunes una nueva propuesta que debatir que redujo de forma importante las pretensiones del sur. El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, puso sobre la mesa un fondo de recuperación para mitigar los efectos de la crisis del coronavirus de 750.000 millones de euros, de los cuales 390.000 millones serían subvenciones a fondo perdido y el resto préstamos, según informa 20 minutos.

De esta forma, las peticiones de países como España o Italia se ven tocadas (aspiraban a tener al menos 400.000 millones) y daba cierto aire a las posiciones de los frugales (Países Bajos, Austria, Dinamarca y Suecia).

«Sabemos que esta negociación es extremadamente difícil y que el reto de las negociaciones es que estemos unidos para tratar que Europa esté a la altura del desafío al que nos enfrentamos», comentó Michel. La jornada, eso sí, volvió a ser de mucho desgaste. Los líderes tardaron en sentarse todos en la misma mesa e invirtieron buena parte del día en reuniones multilaterales para marcar la postura de cada bloque.

En el documento, se da la opción de que un país pueda bloquear una propuesta de reforma del receptor de las ayudas para que se debata, si así lo considera el presidente, en una reunión del Consejo Europeo en un plazo máximo de tres meses. No se refiere explícitamente a la posibilidad de vetos, que era otra de las peticiones que había hecho Países Bajos.

El Fondo de Recuperación y Resiliencia (RRF) sigue siendo el principal programa del fondo de reconstrucción europeo y se eleva ahora a los 672.500 millones de euros, desde los 560.000 millones que preveía la Comisión Europea. De esta cifra, los Estados miembros obtendrían 312.500 millones en subsidios y 360.000 millones en créditos. Para recibir estas ayudas, los gobiernos nacionales tendrán que elaborar planes de reformas que serán evaluados por la Comisión Europea en un plazo de dos meses. En su análisis, Bruselas analizará el cumplimiento las recomendaciones económicas anuales de cada país, la creación de empleo o la contribución de las inversiones en las transiciones ecológica y digital.

El resto del dinero hasta completar el fondo (77.500 millones de euros) servirá para reforzar otros programas europeos que, en su mayoría, sufren importantes recortes. Por ejemplo, la dotación extraordinaria de la Política de Cohesión (ReactEU), pasa de 50.000 millones a 47.500 millones en el último borrador. Uno de los programas más perjudicados es el Fondo para la Transición Justa, pieza clave en el llamado Pacto Verde Europeo. Esta dotación se reduce en 10.000 millones.

Los recortes que sufren estos programas contrastan con los incrementos de los cheques, es decir, las contribuciones de los países del norte al presupuesto comunitario. Esta era otra de las reclamaciones de Países Bajos, que aporta más de lo que recibe. Los 27, más allá del fondo, tienen que negociar el Marco Financiero Plurianual.

In this article