El Congreso rechaza el decreto sobre los fondos de los ayuntamientos

La única formación que ha votado sí al decreto ha sido Unidas Podemos.

La negociación de última hora del Gobierno para salvar su decreto sobre los remanentes municipales ha fracasado. Tal y como anticipó la propia ministra de Hacienda, María Jesús Montero, al inicio del debate, el Congreso rechazó este jueves convalidar la norma, lo que supone un durísimo varapalo para el Gobierno, según informa 20 minutos.

La única formación que ha pasado al sí al decreto tras las negociaciones ha sido Unidas Podemos, pese a que especialmente En Comú Podem había mostrado muchas dudas sobre el texto. Su diputado Gerardo Pisarello justificó la decisión asegurando que En Comú ha «conseguido in extremis que Hacienda acepte crear un fondo de emergencia municipal de 3.000 millones a fondo perdido».

Pero el apoyo morado fue insuficiente y no sirvió para evitar que quede derogado el decreto ley con el mecanismo ideado por Hacienda para hacerse con los 14.000 millones de ahorros disponibles de los ayuntamientos, a cambio de transferirles solo una parte, 5.000 millones. Esa era el planteamiento inicial, que sólo empezó a moverse este miércoles, en el último momento y de manera muy poco profunda, como afearon varios grupos. La primera vez que el Congreso negaba a Pedro Sánchez la convalidación de un decreto fue en enero de 2019, cuando el Ejecutivo entonces monocolor vio cómo la Cámara tumbaba el primer decreto sobre el alquiler. Fue el cuarto decreto rechazado en democracia, con lo que el fracaso de la ley sobre la regla de gasto de los ayuntamientos se convierte en el quinto y el segundo para Sánchez.

Y eso que Montero se empleó a fondo en la tribuna para hacer cambiar infructuosamente de opinión a los grupos parlamentarios. «La gente quiere respuestas claras, urgentes, y esta situación es inédita y requiere del concurso de todos», argumentó la ministra, que aseguró que, si no se aprueba el decreto, «lo que no puede ocurrir es una tanda de reproches o petición de respuestas al Gobierno. Se trata, dijo, de un «intento de ayuda» urgente del Ejecutivo a los ayuntamientos, porque «el Gobierno no necesita en ningún caso» su dinero, una afirmación que provocó las risas de la bancada del PP.

Como informa 20 minutos, ni el discurso cambió la opinión de los grupos, ni tampoco lo hizo la modificación introducida por Hacienda pocas horas antes del debate, que mantenía los 5.000 millones como el máximo de ahorros que los ayuntamientos pueden gastar -tienen ahorrados en conjunto 28.000- pero que hacía que no todo ese montante esté vinculado a que antes los alcaldes presten todos sus ahorros al Gobierno central.

La ministra ofreció que el 60% de esa cantidad siga vinculada al préstamo previo de los remanentes, mientras que el 40% restante lo estaría a la población de cada municipio. Fuentes de Hacienda explicaron que esto permitiría que ayuntamientos que no tienen ahorros -el de Valencia, por ejemplo, por citar a uno de los grandes- pudieran disponer de fondos. Las fuentes indicaban que estos porcentajes podrían cambiar.

In this article