El 32% de los españoles es reticente a vacunarse de la covid-19, la mayoría con altos ingresos y estudios

Los colectivos menos vulnerables son, precisamente, los que no se la pondrían.

El 32% de los españoles muestra alguna reticencia a vacunarse contra el coronavirus si estuviera disponible una vacuna, según revela un estudio del Ministerio de Ciencia e Innovación. Quienes más se oponen a la inmunización son, precisamente, personas con altos niveles de ingresos y estudios.

Sólo el 68% de los españoles se pondría mañana mismo la vacuna contra el coronavirus si ya estuviera disponible, según los resultados de la investigación que ha llevado a cabo la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (Fecyt), dependiente del departamento que dirige Pedro Duque, entre 2.100 personas.

Se da la circunstancia de que las personas con trabajos por cuenta propia, con altos niveles de estudios y de ingresos son las que menor predisposición muestran a la vacunación.

Según el estudio, un 32% de los españoles se muestra totalmente favorable a recibirla, mientras que el 36% estaría en una posición favorable, aunque con algunas reticencias, y el 23% asegura tener sus reservas. El 9% restante prefiere no responder.

Quienes más predisposición muestran a vacunarse son personas mayores, mientras que los más jóvenes muestran más dudas.

Precisamente son los colectivos menos vulnerables los que muestran reticencias a vacunarse: quienes tienen altos ingresos —y por tanto no están tan expuestos en espacios como el transporte público o tienen empleos que les permiten teletrabajar—, jóvenes —entre quienes el virus no tiene tanta letalidad— y personas que consideran tener un buen estado de salud.

Entre los motivos por los que no se pondrían la vacuna, un tercio de ese 32% que tiene reticencias asegura que no lo haría hasta que no saliera la segunda o la tercera vacuna. Un 12,7% cree que puede tener riesgos para su salud y un 5,8% sostiene simplemente que no cree tener riesgo de contagiarse.

Seguimiento de las medidas de seguridad

El estudio también analiza el seguimiento de los españoles de las medidas para evitar la transmisión del coronavirus, como el distanciamiento social o el uso de la mascarilla.

Según los resultados expuestos por el Ministerio, ocho de cada 10 españoles manifiesta tener un seguimiento riguroso de las tres medidas: mascarilla, distancia social y lavado de manos. Sin embargo, cerca de uno de cada diez españoles incumple ocasionalmente alguna de las tres medidas y un 10% adicional manifiesta tener un seguimiento bajo en el conjunto de las tres.

El estudio también muestra que el contexto social más cercano (familiares y amigos) influye fuertemente en el cumplimiento de las medidas de prevención del coronavirus, señalando así que el cambio de hábitos es en gran medida grupal, más que individual.

Las personas que tienen una enfermedad crónica o no gozan de una buena salud tienden a adoptar en mayor medida los cambios de hábito que ayudan a prevenir la Covid-19. Asimismo, los padres y madres de menores de edad presentan una mayor práctica de las medidas de prevención del coronavirus.

El estudio también muestra que la edad no es un factor determinante en el seguimiento de las medidas de prevención, pues jóvenes y mayores cumplen o incumplen independientemente de la edad.

Por otro lado, sí se observa que la percepción de efectividad de las medidas de prevención, así como la preocupación por la evolución de la pandemia están relacionadas con un mayor cumplimiento de las mismas.

In this article