Detienen a Fernando Valdés, magistrado del Tribunal Constitucional, por un presunto caso de violencia de género

El Tribunal Constitucional ha emitido un comunicado en el que apela a respetar el derecho a la presunción de inocencia del magistrado.

La Guardia Civil ha detenido este martes a Fernando Valdés, magistrado del Tribunal Constitucional, por un presunto caso de violencia de género, según adelantan varios medios. Valdés, de 75 años, fue puesto a disposición judicial en la localidad madrileña de Majadahonda y posteriormente quedó en libertad tras declarar. Mantiene la condición de aforado, por lo que solo pudo ser detenido si el incidente es flagrante, según informa 20 minutos.

Catedrático de Derecho del Trabajo y la Seguridad Social y magistrado del Constitucional, Valdés (Valladolid, 1945) llegó al Constitucional en 2012 a propuesta del PSOE. Es uno de los cuatro magistrados cuyo mandato ha concluido y está pendiente de renovación.

Valdés es uno de los cuatro magistrados, además de ponente, encargados de analizar en profundidad los recursos presentados contra la Ley de Seguridad Ciudadana, conocida popularmente como ‘Ley Mordaza’, impulsada por el Partido Popular en 2015.

Por otro lado, ha participado en la reciente sentencia dictada por el Constitucional que exige a los jueces hacer una investigación «suficiente y eficaz» antes de acordar el archivo de denuncias por violencia de género.

Asimismo, ha sido uno de los magistrados que emitieron un voto particular contra la decisión del Pleno del TC de avalar las prisiones preventivas de los ahora ya condenados por el ‘procés’ independentista en Cataluña.

Según apuntan las fuentes, en ningún momento se identificó ante los agentes que lo detuvieron como magistrado del tribunal de garantías.

Comunicado del TC

Varias horas después de conocerse la noticia, el Tribunal Constitucional ha emitido un comunicado en el que apela a respetar el derecho a la presunción de inocencia del magistrado Fernando Valdés.

El tribunal de garantías confirma que Valdés ha sido puesto a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 7 de Majadahonda por la presunta comisión de un delito de violencia doméstica y de género, tras lo cual ha quedado en libertad provisional sin fianza.

«Mientras continúe el procedimiento judicial en curso, debe recordarse que el magistrado está amparado en su derecho fundamental a la presunción de inocencia», afirma el organismo.

In this article