Detenido un hombre en Zaragoza por maltratar a su hijo por su orientación sexual

La víctima relató que los actos de violencia comenzaron hace más de dos años por parte del presunto agresor, al que le constaba una orden de detención y extradición de la Interpol por parte de las autoridades de Moldavia.

La Policía Nacional ha detenido en Zaragoza a P.B., de 45 años, como presunto autor de delitos de malos tratos, en el ámbito familiar, y de odio hacia su hijo, motivados por su orientación sexual. Asimismo, le constaba una orden de detención y extradición por la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol).

Tal y como ha explicado la Jefatura Superior de Policía de Aragón en una nota de prensa, los hechos tuvieron lugar este pasado miércoles, 24 de marzo, a las 23.50 horas, en la calle Sor Juana de la Cruz de la capital aragonesa, cuando una amiga de la víctima alertó al 091, después de que este le enviase un WhatsApp diciéndole que estaba atemorizado porque su padre le había amenazado con matarle.

Dos patrullas del Grupo de Atención al Ciudadano se desplazaron hasta el domicilio requerido, en el que se encontraban la madre y el hijo, negando ella todos los hechos.

En una entrevista de manera reservada, el joven contó a los agentes que llevaba mucho tiempo sufriendo malos tratos psíquicos por parte de su progenitor, motivados por su orientación sexual. De igual modo, afirmó que su madre también era una víctima de violencia de género desde hacía ocho años, cuando vinieron a residir a España.

Estos actos de violencia hacia el joven, que comenzaron hace más de dos años, no solo eran psíquicos, sino que en alguna ocasión se dieron agresiones físicas. La víctima vivía constantemente sufriendo amenazas y humillaciones en público y, al estar atemorizado, nunca se atrevió a denunciar.

El presunto maltratador aún no había sido localizado pero el hijo, con mucho miedo, dijo que estaba en el domicilio escondido. Tras unos minutos de búsqueda fue hallado dentro de un armario de limpieza en la terraza contigua de unos vecinos, siendo arrestado por los hechos descritos.

El padre también tenía una Orden de la Interpol para su detención y extradición por una reclamación judicial internacional de Moldavia, por un delito de tráfico de drogas.

La Policía Nacional ha recordado que denunciar los delitos de odio ayuda a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado a prevenir y evitar que estos hechos vuelvan a repetirse.

In this article