Detenida en Sevilla por comerse los dedos de una compañera de piso en una presunta práctica caníbal

Los vecinos alertaron a los servicios de emergencia de que la encarcelada estaba intentando acabar con la vida de su compañera de piso en la vivienda que ambas compartían.

Una mujer de unos 45 años nacida en Kenia y nacionalizada española se encuentra actualmente en prisión tras haber sido detenida por atacar en una vivienda de Sevilla a su compañera de piso, de origen congoleño, y arrancarle dos dedos de una mano que intentó tragar, en un caso que parece estar relacionado con una práctica de canibalismo y brujería, según informa 20 Minutos.

Los hechos ocurrieron el pasado 18 de septiembre, cuando vecinos de ambas mujeres e incluso la hija de seis años de la presunta autora de la agresión alertaron a los servicios de emergencia de que la encarcelada estaba intentando acabar con la vida de su compañera de piso en la vivienda del Polígono Norte que ambas compartían, en el marco de una discusión entre las misma.

Sobre las 18.00 horas, la Policía fue avisada de que se estaba produciendo una pelea y había gritos en una vivienda. Cuando llegaron los agentes, se encontraron en el suelo a una mujer sobre otra que sangraba abundantemente. Ya entonces había logrado arrancar dos dedos a la víctima para comérselos, en presencia de su propia hija menor de edad.

Tras la actuación de los agentes, la presunta autora de los hechos fue inicialmente asistida en un centro de tratamiento psiquiátrico, para ser después encarcelada, mientras la víctima era atendida por los facultativos sanitarios y evacuada a un centro hospitalario y la Policía Nacional abría una investigación por lo ocurrido.

La detenida es una mujer de 45 años de nacionalidad keniana, mientras que la víctima tiene 48 y es congoleña. La Unidad de Familia y Atención a la Mujer (UFAM) de la Policía de Sevilla investiga los hechos.

In this article