Detectar posibles trombos por la vacuna AstraZeneca: síntomas y prevención

Dificultad al respirar, dolor en el pecho, hinchazón de la pierna, dolor abdominal persistente, síntomas neurológicos como dolor de cabeza o visión borrosa y pequeñas manchas de sangre bajo la piel.

La Agencia Europea del Medicamento (EMA) ha concluido que las inusuales trombosis notificadas entre personas que recibieron la vacuna Vaxzevria, de Oxford/AstraZeneca deben considerarse efectos adversos de este fármaco, muy raros pero posibles.

La EMA ha destacado la importancia de recurrir a un tratamiento médico especializado «sin demora» al reconocer signos de coágulos sanguíneos, lo que puede reflejarse en los siguientes siete síntomas:

  1. Dificultad para respirar
  2. Dolor de pecho
  3. Hinchazón en la pierna
  4. Dolor abdominal persistente
  5. Visión borrosa
  6. Dolores de cabeza fuertes
  7. Petequias (pequeños manchas de sangre debajo de la piel) más allá del lugar de la inyección

Además, la Vanguardia también ha recogido lo básico que se sabe sobre estas trombosis:

¿En qué consiste esta trombosis?

Una trombosis es la formación de un trombo o coágulo de sangre en una vena y que obstaculiza la circulación sanguínea. Tras las alertas del mes pasado, el comité de seguridad (PRAC) de la EMA ha analizado 62 casos de trombosis cerebral en los senos venosos y 24 de intraabdominal así como de arteriales, en que se ha registrado además un anormal bajo número de plaquetas en la sangre de los pacientes (trombocitopenia) y, en algún caso, hemorragia. La alerta viene porque son trombosis atípicas, muy inusuales, pero se han notificado en unos pocos meses entre los 25 millones de vacunados con AstraZeneca en Europa (Gran Bretaña incluida). Según la agencia, hasta el 4 de abril se notificaron 169 casos de la citada trombosis cerebral y 53 de la abdominal en Europa (entre unos 34 millones de vacunados).

Hace unas semanas se habló también de casos de trombosis venosas en las piernas y embolia pulmonar (cuando el coágulo llega a las venas pulmonares), pero estas sí son más usuales entre la población, de hecho una de las principales causas de mortalidad dentro de las enfermedades cardiovasculares, por lo que es más difícil relacionarlas con la vacuna, indica Carles Reverter, jefe de servicio de Hemoterapia y Hemostasia del hospital Clínic de Barcelona y presidente de la Sociedad Española de Trombosis.

La EMA dijo que se han notificado 222 de estas raras trombosis entre vacunados ¿Aparece tras la inyección?

La EMA habla de casos en las dos semanas siguientes a la vacunación, aunque no los ha detallado. Reverter aconseja mantenerse vigilante desde el tercer o cuarto día tras la inyección hasta esas dos semanas.

¿Cuáles son los síntomas?

La EMA enumera dificultad al respirar, dolor en el pecho, hinchazón de la pierna, dolor abdominal persistente, síntomas neurológicos como dolor de cabeza o visión borrosa y pequeñas manchas de sangre bajo la piel (petequias) más allá del punto de la inyección y días después. Así, amplía la lista de síntomas respecto a la que había dado semanas atrás. Reverter señala que, si se trata de la trombosis cerebral, el signo principal de alerta es un intenso dolor de cabeza, nada normal, que no se alivia con paracetamol, por ejemplo y que empeora si uno se tumba. Estos síntomas se diferencian de otros efectos que puede causar la vacuna, como dolor de cabeza, fiebre o cansancio, que se registran en las horas siguientes a la inyección y suelen durar no más de un par de días (y sí se alivian con paracetamol). Los de la trombosis aparecerían pasados esos días.

La EMA señala más síntomas que el dolor de cabeza ¿Tiene tratamiento?

Si se padecen síntomas de posible trombosis hay que ir rápido al médico. Carles Reverter explica que hay ­tratamientos (anticoagulantes, infusión de inmunoglobulinas…), ­aunque algunos casos sean fatales (18 de los estudiados por la EMA). Pero la trombosis se puede tratar y en muchos casos quedan muy pocas secuelas.

¿Qué causa el trombo?

Una posible explicación para el coágulo y el bajo número de plaquetas podría ser, según la EMA, una respuesta inmune anormal a la vacuna. Esta hipótesis la apuntó el investigador alemán Andreas Greinacher (Universidad de Greifswald) a partir de lo observado en un tipo de trombosis similar inducida por el anticoagulante heparina.

Se han dado más casos entre mujeres, pero no se sabe por qué factores ¿Afecta a las mujeres jóvenes?

La mayoría de los casos han sido en mujeres de entre 20 y 60 años, pero la EMA no ha hallado factores de riesgo que lo expliquen. Ni patologías previas, ni la edad ni el hecho de ser mujer, pues podría obedecer a que son mayoría entre el personal sanitario y el profesorado, dos grandes colectivos vacunados. Algún investigador lo ha relacionado con las hormonas y los anticonceptivos, pero solo son hipótesis y otros investigadores señalan que si fuera así, habría más casos. La agencia de medicamentos británica aconsejó ayer usar otras vacunas en menores de 30 años, igual que algunos países comunitarios ya decidieron no administrar la AstraZeneca a menores de 65, 60 o 55. España ha decidido no usarla en menores de 60.

Esto contrasta con la decisión inicial de muchos países, España incluida, de no inyectarla a mayores de 55 o 60 años. Esta limitación de febrero se adoptó porque en los ensayos se probó con pocos participantes mayores de esa edad y se dudaba de la eficacia.

In this article