Denuncia, OCU entiende que los consumidores están recibiendo facturas estimadas de gas muy elevadas

Lo ideal, según la Organización de Consumidores y Usuarios es que cada particular de la lectura. 

OCU ha empezado a recibir numerosas reclamaciones de hogares con facturas del gas anormalmente elevadas. Se trata de facturas estimadas, a causa del estado de alarma que impide acudir a los domicilios, y no basadas en una lectura real, que resultan mucho mayores que las habituales en esta época, con el perjuicio que puede suponer, en especial para aquellas familias afectadas por una reducción de sus ingresos a causa de la crisis del coronavirus.

OCU señala que la ausencia de visitas a los domicilios por parte del personal encargado de las lecturas de gas está provocando la emisión de las primeras facturas de gas basadas en estimaciones de consumo. Estas estimaciones, han disparado en algunas ocasiones su factura de gas, lo que ha provocado numerosas quejas por parte de los consumidores. Entre las reclamaciones recibidas, destacan algunas en las que la estimación supone un desvío de más de 300 euros del consumo habitual.

La organización recuerda que La normativa contempla que la distribuidora, en el caso de que no sea posible realizar la lectura del contador y que el consumidor no facilite su propia lectura, debe realizar una estimación teniendo en cuenta el consumo en esas mismas fechas en años anteriores, y si no hay histórico por tratarse de altas recientes, se debe realizar teniendo en cuenta un perfil medio establecido. Estas estimaciones deben ser realizadas por la distribuidora y comunicadas a las comercializadora para que sean así reflejadas en las facturas.

Algunas de las reclamaciones recibidas por OCU, señalan el origen del problema en no haber tenido en cuenta la lectura realizada por el consumidor y puesta en conocimiento de la distribuidora por alguno de los medios que esta pone a disposición de los clientes.

Sea cual sea el origen de estas elevadas estimaciones, el problema es que, en la mayor parte de los casos, el cargo se ha realizado ya por domiciliación bancaria, y la única solución facilitada por las comercializadoras ha sido la de abonar la factura ahora para que, dentro de dos meses, en la próxima factura con lectura real se realice el ajuste con la devolución. Este retraso no soluciona el problema a las familias más desfavorecidas.

Para evitar estos problemas OCU pide:

  • A las comercializadoras que resuelvan positivamente todas y cada una de las reclamaciones que sus clientes planteen ante facturas estimadas erróneas ya sea anulando esas facturas y emitiendo una nueva con la lectura facilitada por el cliente o prorrateando su pago mientras no haya lecturas reales.
  • A las distribuidoras que incorporen de forma ágil todas las lecturas hechas por los consumidores a través de los diferentes canales.
  • Tanto a las distribuidoras como a comercializadores, que, a falta de una normativa más precisa, revisen la metodología aplicada, para aprovechar al máximo la información del cliente disponible hasta ese momento., de forma que las recurrentes quejas con las estimaciones sean reducidas al máximo.
  • Así mismo exige a las comercializadoras que cumplan lo establecido en el artículo 51 de Real Decreto 1434/2002, de 27 de diciembre, por el que se regulan las actividades de transporte, distribución, comercialización, suministro y procedimientos de autorización de instalaciones de gas natural que obliga a que las cantidades adelantadas por facturaciones elevadas, sean devueltas con el interés legal del dinero vigente y que en el caso de estimaciones a la baja, su cobro, será prorrateado en tantas facturas como meses transcurrieron en el error.
  • OCU recomienda a los consumidores afectados que no puedan hacer frente al pago de la factura que reclamen el fraccionamiento de la misma.

 

In this article