Dejan en libertad a los cuatro detenidos relacionados con la agresión a la menor grabada en Jaén

La Fiscalía de Menores ha dejado en libertad a los cuatro menores detenidos hoy en relación con la agresión de una niña de 14 años a otra de 13 mientras era grabada con un móvil en Jaén.

Los cuatro menores detenidos, de entre 14 y 15 años (tres chicas que estuvieron presentes riéndose mientras comían pipas y arengaban a la agresora y un chico que grabó los vídeos que se han hecho virales), han sido dejados en libertad porque la Fiscalía no va a solicitar en este momento medida cautelar de internamiento, según han informado desde la Fiscalía Superior de Andalucía.

Sin embargo, van a solicitar al Juzgado de Menores una medida cautelar de libertad vigilada con prohibición de aproximación y comunicación con la víctima.

Los detenidos habían pasado esta mañana a disposición judicial, con lo que la Policía daba por cerrada esta investigación, aunque ha anunciado que abrirá otra paralela por si se han producido agresiones anteriores por parte de alguno de los cinco menores.

La agresora, de 14 años, ingresó ayer por orden del Juzgado de Menores en un centro cerrado en la provincia de Córdoba, con la prohibición de aproximarse o comunicarse a la víctima y de usar las redes sociales, por presuntos delitos de lesiones, contra la integridad moral y extorsión.

En las imágenes de los vídeos de la agresión se puede ver como la menor agarra del pelo a la otra chica, la tira al suelo, incluso le da bofetadas y patadas, mientras las amigas, algunas de las cuales ya están identificadas, se ríen.

Los hechos sucedieron el 12 de septiembre en el barrio del Polígono del Valle de Jaén, sin embargo, la denuncia no fue interpuesta hasta el día 15, ya que la chica ocultó los hechos a los padres.

Al parecer, según el atestado policial, la víctima había quedado con unas amigas en un parque, cuando la presunta agresora se le acercó porque quería hablar con ella, a lo que la menor accede por miedo, ya que ya había sido agredida por ella en anteriores ocasiones.

Cuando la chica llegó a casa y el padre le preguntó lo que había pasado dijo que se había caído, la creyeron porque según los padres es una niña responsable y no dudaron de su sinceridad. Sin embargo, días después, un testigo de los vídeos se los enseñó al padre, y es entonces cuando la niña le confiesa lo sucedido y el padre interpone la denuncia.

In this article