Confinan a un centenar de presos de la cárcel de Villena (Valencia) tras el positivo en COVID-19 de un interno

El recluso habría estado durante una semana transitando por el centro sin tomar medidas preventivas.

Cerca de un centenar de presos de la cárcel de Villena han sido puestos en cuarentena después de que uno de los internos del módulo 2 se haya contagiado con el COVID-19, según ha informado la asociación «Tu abandono me puede matar» (TAMPM), colectivo que asegura que el recluso afectado por el coronavirus ha estado una semana transitando por el centro sin que se adoptaran medidas preventivas a causa el retraso del hospital en comunicar el contagio, como recoge Información.

Desde Instituciones Penitenciarias han explicado que el interno fue trasladado al Hospital de Elda a finales de septiembre y le realizaron una prueba serológica que dio negativo. El preso fue conducido posteriormente al Hospital de Alicante y le hicieron la PCR. También dio negativo y regresó a la cárcel de Villena, donde el pasado sábado se recibió una llamada de un rastreador comunicando lo contrario, que la PCR era positiva, por lo que se acordó poner en cuarentena a todo el módulo. Además se hizo la prueba al compañero de celda del contagiado y fue negativa.

TAMPM señala en un comunicado que el módulo 2 ya estuvo confinado recientemente por haber dado positivo una maestra que se entrevistó con varios internos, entre los que no se encontraba el ahora contagiado. Este interno tampoco ha tenido comunicación con familiares y amigos del exterior desde el mes de agosto, por lo que la asociación «sospecha que podrían haber más casos sin detectar en ese departamento, de tipo asintomático».

Según la asociación, el módulo confinado es «un departamento de los denominados conflictivos, por estar destinados allí internos de un perfil delictivo de tipo reincidente y aquellos internos inadaptados y que protagonizan altercados y peleas«. El interno que ha dado positivo fue tratado el sábado día 26 de septiembre por los servicios sanitarios del centro y asistido por los funcionarios «por encontrarse bajo los efectos de una sobredosis por drogas». Tras recibir el tratamiento médico el interno tuvo «una reacción violenta contra los trabajadores sin utilizar mascarilla, por lo que pudo contagiar con facilidad a los funcionarios que le asistieron», afirma la asociación.

Según TAMPM, tras ser trasladado al Hospital de Elda para continuar el tratamiento por esta intoxicación por drogas se le practicó un «test rutinario de coronavirus, confirmando que era positivo. Pero por un fallo organizativo del hospital, no se comunicó al centro penitenciario este positivo hasta el sábado siguiente día 3 de octubre».

Una vez se conoció el pasado sábado el contagio, se ordenó su aislamiento sanitario, al igual que a su compañero de celda y se procedió al confinamiento preventivo de todo el departamento.

In this article