Condenados por asesinar al bebé de su pareja por hacerse pis

Prisión permanente revisable para una madre y su pareja que pegaron y estrangularon al hijo de dos años para «corregirle».

La Audiencia Provincial de Alicante ha condenado a prisión permanente revisable a una pareja de Elche acusada de asesinar en 2018 a un bebé de dos años, hijo de la procesada, en aplicación del veredicto de un jurado popular que los declaró culpable a él de palizas y de estrangular al niño, mientras que ella no lo impidió.

La sentencia, que puede ser recurrida en apelación ante la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV), declara a la madre del menor y a su compañero sentimental autores de un delito de asesinato con agravante de parentesco y de malos tratos habituales con alevosía, recoge 20 Minutos.

Los hechos, declarados probados conforme al veredicto de un jurado popular, ocurrieron el 13 de septiembre de 2018 en el domicilio familiar, en la ciudad de Elche, donde la pareja residía junto al pequeño Aaron. Ambos se encontraban en la vivienda con el niño, cuando tuvo un comportamiento que a los acusados les resultó «tan molesto que no encontraron mejor forma de corregirlo que propinarle golpes», confirmó el fiscal durante el juicio.

El comportamiento del niño que motivó la desproporcionada reacción de los condenados fue que se orinó encima, lo que provocó que el condenado le propinara una paliza, lo golpeara contra la pared e incluso lo estrangulara sin que la madre hiciera nada por impedirlo. El procesado oprimió con tal fuerza el cuello del pequeño que este se desvaneció por la falta de oxígeno.

Cuando el niño recuperó la consciencia, la pareja se dio cuenta de la gravedad de los hechos y lo llevaron al Hospital del Baix Vinalopó, donde falleció cuatro días después a causa del estrangulamiento.

Durante el juicio, la madre confesó que hacía tiempo que quería renunciar a la custodia en favor del padre biológico, según ha explicado en ‘Espejo Público’ la abogada de la abuela del pequeño, Raquel Sánchez, pero nunca llegó a hacerlo.

Agresiones repetidas en el tiempo
Según el fallo, en distintos días, el acusado ejerció fuerza física sobre el pequeño, que no tenía capacidad para defenderse dada su corta edad, «propinándole todo tipo de palizas y golpes» -como bofetadas o puñetazos- en distintas partes del cuerpo. La acusada, pese a conocer esta situación, «lo consentía» y no hacía nada para evitarlo.

Los médicos pudieron constatar, además, las diferentes lesiones que presentaba el cuerpo del pequeño, como hematomas, eritemas o fracturas, a causa de los malos tratos que padecía de forma habitual.

La magistrada que dirigió este juicio con jurado el pasado mes de septiembre impone a ambos acusados -a él como autor directo y a ella como autora por omisión- prisión permanente revisable por el delito de asesinato y tres años de cárcel por el delito de malos tratos habituales.

Asimismo, les condena a indemnizar conjunta y solidariamente con 150.000 euros al padre biológico del niño y con 70.000 a la abuela paterna, en concepto de daños morales. También deberán pagar cerca de 7.000 euros a la Conselleria de Sanidad por la atención médica prestada al menor.

In this article