¿Cómo funciona el rastreo del coronavirus en España?

El sistema se organiza en equipos pequeños apoyados en la atención primaria siendo Asturias la comunidad que más rastreadores tiene por habitante y Canarias la más eficiente

«El despliegue que se está haciendo, en general, está siendo efectivo«. Con estas palabras, la doctora María José Sierra intentaba zanjar la polémica surgida durante los últimos días en torno al rastreo y la suficiencia de rastreadores para detectar y controlar los más de 200 focos de coronavirus activos en España. «No debemos estar preocupados», insistía la jefa de área del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES) del Ministerio de Sanidad, ante las protestas del Ayuntamiento de Barcelona y otras administraciones.

Según los datos recopilados por RTVE.es y a falta de respuestas de Navarra, Galicia y Ceuta, España cuenta con cerca de 16.000 profesionales, que no siempre son rastreadores, vinculados a la detección de nuevos casos. Esto supone cerca de 34 empleados por cada 100.000 habitantes, que -de acuerdo con los datos revelados por la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica (RNVE)- son capaces de identificar un máximo de tres contactos por cada caso diagnosticado, aunque lo normal es que el dato se aproxime más a uno.

Ahora bien, esta horquilla da una imagen aproximada -al tratarse de una mediana y no disponer de una media, es imposible calcular la desviación de los datos- y varía mucho entre las distintas comunidades autónomas: la más amplia es la de Canarias, que va de tres a 27 y concentra sus detecciones en torno a seis contactos por cada caso localizado; mientras que las más pequeñas son las de Asturias, Cantabria y Madrid, similares a la media nacional; y la de Cataluña, que detecta dos personas relacionadas con cada caso en el mejor de los escenarios, pero que tiene una mediana de cero. Estas diferencias ponen de relieve que, más allá de la cantidad de personas implicadas en el proceso, la clave del éxito de los rastreos depende de cómo esté estructurado el sistema.

 

In this article