Científicos encuentran el porqué los pacientes de COVID19 pierden el olfato

La nariz podría ser el lugar donde el coronavirus se afianza en el cuerpo.

La pérdida de olfato es uno de los síntomas que los expertos y pacientes han detectado a la hora de contagiarse de la Covid-19. Sin embargo, hasta ahora no se sabía la causa. Investigadores que estudian el tejido extraído de la nariz de pacientes durante una cirugía creen que pueden haber descubierto la razón por la que tantas personas con COVID-19 pierden el sentido del olfato, incluso cuando no tienen otros síntomas, según informa SUR.

En sus experimentos, encontraron niveles extremadamente altos de enzima convertidora de angiotensina II (ACE-2) solo en el área de la nariz responsable del olfato. Se cree que esta enzima es el ‘punto de entrada’ que permite que el coronavirus entre en las células del cuerpo y cause una infección.

Los investigadores dicen que sus hallazgos, que publican en el ‘European Respiratory Journal’, la revista científica oficial de la Sociedad Respiratoria Europea, ofrecen pistas sobre por qué la COVID-19 es tan infecciosa y sugieren que dirigirse a esta parte del cuerpo podría ofrecer tratamientos más efectivos.

El equipo utilizó muestras de tejido de la parte posterior de la nariz de 23 pacientes, extraídas durante procedimientos quirúrgicos endoscópicos para afecciones como tumores o rinosinusitis crónica, una enfermedad inflamatoria de la nariz y los senos nasales. También estudiaron biopsias de la tráquea de siete pacientes. Ninguno de los pacientes había sido diagnosticado con coronavirus.

Encontraron, con mucho, la mayor cantidad de ACE2 en las células de revestimiento del epitelio olfatorio, el área en la parte posterior de la nariz donde el cuerpo detecta los olores. Los niveles de ECA2 en estas células eran entre 200 y 700 veces más altos que en otros tejidos de la nariz y la tráquea, y encontraron niveles igualmente altos en todas las muestras de epitelio olfatorio, independientemente de si el paciente había sido tratado por rinosinusitis crónica u otra enfermedad.

No se detectó ACE2 en las neuronas olfativas, las células nerviosas que transmiten información sobre los olores al cerebro. El doctor Chen destaca que «esta técnica permitió ver que los niveles de ACE2, la proteína del ‘punto de entrada’ ‘COVID-19, eran más altos en la parte de la nariz que nos permite oler. Estos resultados sugieren que esta área de la nariz podría estar donde el coronavirus está ganando entrada al cuerpo», apunta.

«El estudio sugiere que la parte de nuestra nariz responsable del olfato también podría ser el lugar donde el coronavirus se afianza en el cuerpo. Este hallazgo deberá confirmarse, pero ofrece posibles nuevas vías para tratar la infección», añadió un investigador independiente.

In this article