Castilla y León mantiene el toque de queda a las 20 horas pese al rechazo de Sanidad

El vicepresidente regional, Francisco Igea, no entiende la decisión del Gobierno de impedir el adelanto del toque de queda que solicitaron el miércoles hasta nueve Comunidades, con el apoyo de otras seis.

El Gobierno de Castilla y León está decidido a mantener el toque de queda adelantado a las 20 horas, a pesar de no contar con la autorización del Ministerio de Sanidad y ha realizado un llamamiento a la población a una «rebelión cívica» para su cumplimiento, apelando a la situación de extrema gravedad de la pandemia de COVID-19 en la región, según recoge el portal 20 Minutos.

«Les pedimos que hagan por voluntad lo que no nos permite el Gobierno: que se queden en casa», ha demandado este jueves en RNE el vicepresidente del gobierno castellanoleonés, Francisco Igea.

El vicepresidente Igea no entiende la decisión del Gobierno de impedir el adelanto del toque de queda que solicitaron el miércoles en la reunión interterritorial hasta nueve Comunidades, con el apoyo de otras seis (15 de 17).

«No lo entiendo, desde nuestro punto de vista, y quiero ser comedido, es una decisión desleal, autoritaria e irresponsable«, ha asegurado.

Para Igea, el Gobierno de España «es desleal» porque su decisión «no tiene mayoría territorial, ni siquiera mayoría política, ni siquiera en su propio gobierno», donde Podemos, ha dicho, apoya la medida de adelantar el toque de queda.

Visiblemente enfadado, Igea ha asegurado que, en la lucha contra la pandemia, «no existe la cogobernanza«. Y ha agregado: «Es una decisión irresponsable. Parece que el asesor de esta decisión sea Iván Redondo y no los epidemiólogos o profesionales de la salud».

«Si pudiera, me pondría de rodillas», ha dicho, para reclamar herramientas para combatir el coronavirus. «Tenemos la vida de nuestros ciudadanos en juego».

Por ese motivo, su Gobierno mantendrá el toque de queda de las 20 horas en Castilla y León y ha llamado a la población a una «rebelión cívica» para que «que hagan por voluntad lo que no nos permite el Gobierno».

In this article