Castilla y León decreta aislamiento en dos municipios segovianos por nuevos brotes

La Junta de Castilla y León ha ordenado el aislamiento de los municipios segovianos de Cantalejo y Carrascal del Río por una alta incidencia de coronavirus, medida que entrará en vigor a partir de este sábado, y sobre la que tendrá que pronunciarse el juez en las próximas horas.

Según ha informado la Consejería de Sanidad, la medida responde a un plan de contingencia diseñado para frenar la propagación del virus en la Zona de Salud Básica de Cantalejo, que cuenta con cuatro brotes activos, tres de ellos en Carrascal del Río y uno en San Miguel de Bernuy.

De acuerdo a los datos oficiales, hay 59 casos confirmados por PCR en esta zona y una tasa de 61,18 positivos por cada 10.000 tarjetas sanitarias.

La medida será efectiva a partir de su publicación en el Bocyl, prevista para este sábado y la Junta ha solicitado su ratificación judicial, sobre la que un magistrado deberá pronunciarse en las próximas horas.

Este plan de contingencia tiene como objetivo contener una posible transmisión comunitaria de la enfermedad y tiene una vigencia prevista de catorce días naturales, aunque sobre este extremo también deberá pronunciarse el juez.

La primera medida contemplada es la restricción de la libre entrada y salida de personas a los municipios de Cantalejo y Carrascal del Río, salvo excepciones justificadas como ir a trabajar, cuidar a personas dependientes u otras necesidades de fuerza mayor.

Sí está permitida la libre circulación de personas residentes dentro de los municipios afectados, aunque, puntualiza la Junta, se desaconsejan los desplazamientos y la realización de actividades no imprescindibles.

Se suspenden las visitas a las residencias de ancianos y se limitan las reuniones de índole privada a un máximo de diez personas.

En el comunicado, Sanidad ha precisado que la vigilancia, inspección y control del cumplimiento de estas medidas recaen en las autoridades estatales, autonómicas y locales correspondientes, pero ha matizado que es «imprescindible» el compromiso individual de los ciudadanos.

Estas medidas ya se han realizado en otros municipios de la comunidad que presentaban representaban riesgo de transmisión comunitaria durante la nueva normalidad, es el caso de Íscar y Pedrajas de San Esteban en Valladolid y Aranda de Duero, en Burgos, cuyo aislamiento de dos semanas finaliza este viernes.

In this article