Caso de la `cuidadora okupa´: la familia sospecha de un posible homicidio de la anciana

Debido a que el cuerpo fue incinerado, sin el consentimiento de la familia, no se puede esclarecer el motivo del fallecimiento de la anciana.

Rosa okupó la casa de la persona que cuidaba cuando esta falleció. Supuestamente, mandó cremar su cadáver mintiendo a la empresa funeraria acerca de que la mujer no tenía familia, cambió la titularidad de los suministros diez días antes del fallecimiento, se atrincheró en el domicilio y ahora pide a los hijos de la finada 15.000 euros para abandonar el inmueble.

Los hijos de Pilar, la fallecida, desconfían de la mujer y admiten que creen que «hay algo raro» tras la muerte de su madre. La cuidadora apenas llevaba un mes y medio trabajando con la anciana, no tenía llaves del domicilio y solamente acudía a la casa una o dos horas al día. Desconfían de las causas de la muerte porque Pilar, según ellos, se encontraba «en perfecto estado de salud». Desafortunadamente, debido a que el cuerpo de la mujer ha sido incinerado, resulta imposible practicar una autopsia para saber la causa de la muerte que habría arrojado mucha luz sobre el caso.

La familia está recabando indicios y pruebas que apuntarían a un posible homicidio, algo que de momento descarta la Policía Nacional, que no ha abierto ninguna investigación de momento en ese sentido.

La versión de la cuidadora

«Es mentira todo lo que están hablando. Les voy a denunciar porque me están difamando mucho«, comentó Rosa a un reportero de Espejo Público que se acercó al domicilio para hablar a través del telefonillo este miércoles. Preguntada sobre la polémica causa de la muerte, la ahora ex cuidadora dijo que Pilar había fallecido «por enfermedad».

Explicó también que se encuentra viviendo con sus dos hijos en el domicilio donde residía Pilar, un piso del número 21 de la calle Juan Carlos I de Leganés. Los vecinos del edificio aseguran que vive con más personas.

¿Cuál es la posición de los hijos al respecto?

Una de las hijas y su pareja se enfrentaron personalmente con Rosa. Le ofrecieron a la cuidadora un trabajo, un piso en alquiler y dinero, pero ella ha rechazado todo esperando que le den los 15.000 euros que ha pedido. «No puedes meter en una vivienda que no es tuya. No puedes incinerar un cuerpo de alguien que no es familiar tuyo», le espetó la pareja de la hija de Pilar. «Rosa, dímelo a mí a la cara. ¿Por qué incineraste a mi madre sin mi permiso? Es mi casa de mi infancia, ¿me quieres decir por qué no sales de ahí?«, preguntó dolida.

Fuentes policiales han confirmado que la familia de Pilar presentó una denuncia en marzo por estos hechos, aunque la hija de la fallecida ha explicado que la han ido ampliando a lo largo de los meses y que también tienen intención de denunciar a la asistenta por un posible delito de homicidio. «Tenemos dudas y queremos que se investigue la muerte de mi madre», ha comentado.

In this article