Aumentan las reclamaciones sobre tarjetas bancarias

Tradicionalmente, la materia por la que más se reclama ante el Banco de España son los préstamos hipotecarios. El año 2019 no fue una excepción: durante el año pasado se presentaron 4.468 reclamaciones sobre préstamos hipotecarios, muchas, aunque lejos de los grandes picos de reclamaciones registrados en 2013 (18.837 reclamaciones, motivadas sobre todo las cláusulas suelo) o 2017, con el récord de 23.040 reclamaciones relativas a los gastos de formalización en los préstamos hipotecarios, según recoge la OCU,

Sin embargo, según el Banco de España, las tarjetas de crédito han sido la materia con mayor incremento en el número de reclamaciones durante 2019: en 2018 se registraron casi un 27% más de reclamaciones sobre tarjetas respecto al año anterior y en 2019, hay un 40,1% más de reclamaciones por esta materia, superando así el valor máximo de la década.

Como explica la OCU, este incremento de reclamaciones ha aumentado por el incremento de operaciones fraudulentas con tarjetas y por las tarjetas revolving, que permite aplazar el pago de todas las compras. En lugar de pagar a mes vencido, como suele hacerse con las tarjetas corrientes, se paga a plazos, aplicando intereses. Las reclamaciones han pasado de 204 en 2018 a 599 en 2019, lo que supone un crecimiento del 193,6%. Además, es previsible que sigan aumentando en 2020, tras la sentencia del Tribunal Supremo que considera usurario el interés de más del 27% que aplicaba Wizink por un crédito revolving.

In this article