Asturias obliga a usar mascarilla en el gimnasio y recorta el horario de los locales de juego

El Gobierno del Principado restringirá además a seis personas los grupos en mesas de hostelería o restauración.

La Consejería de Salud del Gobierno asturiano ha anunciado este viernes ha anunciado este viernes que endurece las medidas de prevención de coronavirus a causa del incremento de la transmisión comunitaria. Entre las nuevas medidas, ha anunciado la obligación de usar mascarillas en los gimnasios o el recorte del horario de los locales de juego.

Así, han explicado que debido al aumento de los brotes registrados en gimnasios, la norma recoge expresamente la obligatoriedad del uso de mascarilla en espacios cerrados de uso público o que están abiertos a ese uso.

También deberán establecerse aforos máximos para la práctica de actividades de grupo, en los que se guardará una distancia mínima interpersonal de un metro y medio para que la práctica deportiva no incremente el riesgo de contagios.

Salud restringirá además a seis personas los grupos en mesas de hostelería o restauración con el fin de «establecer círculos estables de interacción social y frenar con ello la trasmisión del virus y la multiplicación de casos antes la existencia de un brote».

Además, se limita a la una de la madrugada la apertura de locales de juego, como bingos o casinos. Por otra parte, y como elemento fundamental para detener la trasmisión del virus de aquellas personas que han sido confirmadas como positivos o como contactos estrechos, se insiste en la obligatoriedad de cumplir el aislamiento y la cuarentena, siguiendo las instrucciones que realiza Vigilancia Epidemiológica.

Según señala el Gobierno asturiano en una nota de prensa, estas medidas generales de aplicación en toda la comunidad se publican este viernes en el Boletín Oficial del Principado de Asturias (BOPA). Se trata de la quinta modificación de la Resolución del 19 de junio, por la que se establecen medidas urgentes de prevención, contención y coordinación necesarias para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por la COVID-19 tras finalizar el estado de alarma.

In this article