Aragón endurece las restricciones y confina sus tres capitales de provincia y adelanta el toque de queda a las 22 horas

«Gracias a las últimas medidas adoptadas hemos ralentizado el ascenso de la curva, pero no ha sido suficiente y los datos nos obligan a tomar decisiones», ha explicado la consejera de Sanidad, Sira Repollés.

El Gobierno de Aragón ha anunciado este viernes el endurecimiento de las restricciones ante el incremento de casos positivos por coronavirus y ha ordenado el confinamiento de nueve grandes localidades -incluidas las tres capitales de provincia-.

Se une así al resto de comunidades autónomas que han ido anunciando nuevas medidas en los últimos días, ante el preocupante ascenso de casos y tras dispararse la incidencia en todo el territorio español. «Gracias a las últimas medidas adoptadas hemos ralentizado el ascenso de la curva, pero no ha sido suficiente y los datos nos obligan a tomar decisiones», ha explicado durante la rueda de prensa de este viernes la consejera de Sanidad, Sira Repollés, reconociendo que «son medidas duras».

Las medidas, que entrarán en vigor este sábado 16 de enero, van dirigidas a limitar las reuniones sociales y reducir al máximo el contacto entre personas no convivientes. De esta forma, se establece por decreto: limitar las reuniones a cuatro personas, cerrar las actividades no esenciales a las 18.00 horas de viernes a domingo, adelantar el toque de queda a las 22.00 horas y confinar las localidades de más de 10.000 habitantes con un alto número de contagios y que tengan una incidencia acumulada a siete días superior a 250 casos cada 100.000 habitantes.

Los municipios afectados son de Alcañiz en la provincia de Teruel, y Calatayud, Cuarte de Huerva, Ejea de los Caballeros, Tarazona y Utebo, en la provincia de Zaragoza, que junto con las tres capitales de provincia suman una población de 860.000 personas, dos de cada tres habitantes de la Comunidad autónoma.

In this article