Agreden a la directora de un colegio de La Carolina (Jaén) por confinar tres aulas

La insultó, amenazó y hasta le tosió en la cara.

La directora de un Centro de Educación Infantil y Primaria de La Carolina (Jaén) ha sido agredida por un familiar de un alumno tras decretarse el confinamiento de tres aulas del centro, según informa SUR.

Los hechos ocurrieron a la salida del centro educativo cuando un familiar se acercó a la directora en actitud agresiva, la insultó, amenazó y hasta le tosió en la cara, según explica la alcaldesa de La Carolina, Yolanda Reche, que ha condenado en un comunicado la agresión.

«No podemos consentir manifestación de violencia alguna», ha asegurado la alcaldesa, que ha añadido que «la comunidad educativa debe permanecer unida en unos momentos difíciles para todos».

Asimismo, ha dicho que son «conscientes de las complicaciones del presente curso, pero, desde luego, el profesorado y los equipos directivos se están dejando la piel en frenar lo máximo posible la propagación del Covid a pesar del poco apoyo que reciben de la Junta de Andalucía, que es quien tiene las competencias».

En este sentido, ha añadido que «no podemos culpar a los colegios de lo que está ocurriendo: Las cifras son malas en todo el país y, por otro lado, la Consejería de Educación no ha hecho los deberes garantizando una vuelta al cole segura, equipos directivos y profesorado hacen lo que pueden con los pocos medios con los que cuentan».

Yolanda Reche ha pedido calma, porque considera que «nadie es culpable de un nuevo contagio, pueden ocurrir en cualquier lugar, en casa, en parque, en el trabajo».

Lo que «sí que es responsabilidad de la Junta no haber puesto a disposición de los centros materiales y los recursos necesarios», censura.

En la misma línea, exige a la Administración autonómica que tome cartas en el asunto, porque «debe informar a las familias de lo que está ocurriendo, debe poner a disposición de cada colegio e instituto todo lo que necesiten, ya sea más personal o más recursos para hacer frente a la pandemia, y, por supuesto, es su obligación garantizar la seguridad del profesorado, equipos directivos y comunidad educativa», que «se sienten solos y a la deriva frente a una crisis sanitaria sin precedentes», concluye.

In this article