18 donantes altruistas han permitido realizar 55 trasplantes renales desde el año 2010

El 86% de las familias dice sí a la donación cuando uno de sus seres queridos fallece

En las últimas tres décadas, desde la creación de la ONT hasta el pasado 31 de mayo, 4.652 pacientes han recibido un trasplante renal de vivo gracias a este desinteresado acto.

La protección de donantes y receptores es una de las principales misiones del programa nacional de donación y trasplante, siendo el Registro Español de Donante Vivo Renal una de sus herramientas. Este Registro ya ha permitido analizar la evolución de 2.463 personas que donaron en vida un riñón entre 2010 y 2017. El Registro recoge información sobre las características basales de los donantes vivos renales, la cirugía que posibilita la donación (nefrectomía) y el estado médico de los donantes a corto, medio y largo plazo tras la donación.

El algoritmo que da otra oportunidad a pacientes difíciles de trasplantar

Más de un centenar de los donantes vivos de este Registro han participado en el Programa Español de Trasplante Renal Cruzado. Se basa en el intercambio de donantes renales entre dos o más parejas donante-receptor que son incompatibles entre sí, para formar nuevas parejas que sí son compatibles. Son 238 los pacientes que se han beneficiado de este programa desde que se iniciara en España en el año 2009.

Días antes de decretarse el Estado de Alarma, se realizó el primer trasplante renal cruzado con Portugal y el tercero desde que se inició la internacionalización del programa (los dos anteriores se realizaron con Italia). En él participaron la Fundación Puigvert de Barcelona y el Centro Hospitalar Universitário de Oporto y ambos siguieron estrictos controles de seguridad propios de la epidemia de COVID-19. Ambos países realizaron pruebas RT-PCR a los donantes y a los receptores con resultado negativo previo a la intervención.

221 personas se han interesado por la donación altruista

Uno de los hitos del Programa Español de Trasplante Renal Cruzado ha sido la incorporación de la figura del donante altruista o «buen samaritano». En la última década, 221 personas se han interesado por esta iniciativa que permite donar un riñón en vida a un receptor desconocido. La protección del potencial donante es fundamental y el protocolo de actuación es muy garantista.

Tras las entrevistas realizadas por el personal de la ONT y la valoración por parte de los equipos españoles que participan en este programa, finalmente 18 personas completaron la evaluación médica y psicosocial con éxito y fueron donantes efectivos. Gracias a ellos, se han podido iniciar 17 cadenas de trasplantes cruzados y 55 personas se han podido trasplantar.

Recuperación de la donación de vivo

Durante la crisis sanitaria, la actividad de trasplante de donante vivo se ha visto especialmente afectada. Al tratarse de un procedimiento programado y, en aras de proteger al máximo a donantes y a receptores, se decidió posponer este tipo de procedimientos hasta que la situación epidemiológica mejorara. No obstante, a pesar de la difícil situación, se realizó un trasplante hepático de donante vivo durante la pandemia.

En las últimas tres semanas, a medida que la situación en los hospitales ha ido recuperando su normalidad y se han habilitado circuitos libres de COVID-19, se ha reactivado el programa de trasplante renal de donante vivo y ya se han realizado seis procedimientos.

In this article